El fallecimiento de un ser querido nos lleva a enfrentar una gran variedad de sentimientos, incluso años después de su muerte. Puede ser la fecha de un aniversario luctuoso, cumpleaños, navidad o cualquier otro día especial; sin embargo, es importante decir que no son un paso atrás en el proceso de aceptación.

Es inevitable que ciertos días, situaciones o cosas nos recuerden a un ser querido; el olor de su perfume o escuchar su canción favorita son un buen ejemplo. Cuando esto ocurre es posible que te inunden emociones, pero debes saber que es normal.

¿Cómo tratar esos sentimientos?

La tristeza en este tipo de situaciones es normal, pero conforme encuentres aceptación y te sientas mejor te recomendamos adoptar alguna de estas medidas para sobrellevar los sentimientos que pueden surgir:

Prepárate y planifica. Los aniversarios puedes prevenirlos con antelación, así que entender que probablemente te sientas triste o vulnerable durante esas fechas seguramente te ayudará a encontrarlo como una oportunidad de recuperarte. Puedes planificar una reunión con tus amigos durante estos momentos.

Recuerda la relación que tuviste con tu ser querido. La tristeza que sientes en ese momento puedes llevarla a un espacio más alegre al recordar las cosas buenas de esa relación o los momentos que compartiste. Puedes escribirle una carta a esa persona o realizar una actividad que disfrutaran juntos, incluso puedes invitar a otros miembros de la familia o amigos a acompañarte.

No ignores los sentimientos. Estar triste está bien, pero ser feliz también. No te sientas culpable si comienzas a sentirte alegre. La vida nos trae momentos de risas y lágrimas, así que es importante aceptarlos y vivirlos.